Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia.

Ejercicio: un aliado de la salud de tu piel

martes, 22 de enero de 2019



Cuando clasificamos quienes son los mejores amigos de nuestra piel, podemos pensar en la protección solar, hidratación, limpieza, productos cosméticos y buena alimentación, pero no podemos olvidar incluir el ejercicio físico, sumarlo a tu rutina puede mejorar el aspecto de la piel en muchos sentidos.
Uno de los primeros aportes de ejercitarte es que oxigenas mejor tu piel a través del estímulo de la circulación sanguínea, de este modo permites que el cuerpo reciba los nutrientes, como el oxígeno, y elimine las toxinas; además estarás reduciendo los signos de envejecimiento y el riesgo de contraer afecciones cutáneas.
Cuando se habla de este tema es importante mencionar que el ejercicio provoca la transpiración, mediante la cual segregamos el fluido corporal que más puede beneficiar a la piel: el sudor.
Por otro lado, hacer ejercicio tonifica y fortalece nuestro cuerpo evitando la flacidez, celulitis y aparición de arrugas; asimismo, aumenta la producción de colágeno que mantiene la firmeza de la piel. Practicar una actividad física es tan beneficioso que debemos hacerlo un hábito en nuestras vidas.
Escoge la manera que más te guste de ejercitarte, hacerlo al aire libre siempre es una buena opción, pero sin olvidar proteger tu piel de la exposición solar diariamente. Elige un protector solar de amplio espectro que combine isoflavonas de soya y vitamina E con protección integral hacia los rayos UVA y UVB. Con esta combinación hidratas la piel, combates los radicales libres que la afectan y previenes el envejecimiento prematuro, así como las alteraciones celulares que pueden dan lugar al cáncer de piel.
Si deseas aprovechar al máximo todos los efectos positivos se recomienda lo siguiente: asegúrate de que la piel esté limpia antes de comenzar a ejercitarte, toma una ducha al terminar para remover todos los residuos, usa ropa adecuada que no te cause irritación y quítatela al terminar la actividad física, procura tomar suficiente agua antes, durante y después. Ponte en movimiento y pronto notarás que tu piel luce más sana, con mejor color y textura.
Cargando
Cargando
//